A A A

Aprosuba-14 Plena inclusión acogió una actividad en la que familiares de Atención Temprana y Habilitación Funcional y sus usuarios fueron los protagonistas

Más de una treintena de familias participaron en el Taller de Madres, Padres y Abuelos y Abuelas puesto en marcha por la Asociación de Personas con Discapacidad Física y Psíquica de la Comarca de Olivenza, Aprosuba-14 Plena inclusión, con el fin de mostrar cómo evitar la sobreprotección y favorecer la autonomía de los niños.
En la actividad, dirigida a los familiares y alumnos de las áreas de Atención Temprana y Habilitación Funcional, se trabajó la sobreprotección familiar. Asimismo se llevó a cabo un taller de autonomía personal en la comida, donde los pequeños pudieron preparar su merienda de esa tarde, bocadillos y fruta, y otro de psicomotricidad centrado en la orientación espacial y el esquema corporal.
Padres, madres, abuelos, tíos y hermanos de los alumnos se dieron cita en la actividad, en la que se ofrecieron pautas a la hora de actuar en casa, ya que si se pretende que el niño se convierta en una persona autónoma hay que enseñarle, en las primeras etapas de su vida, todo aquello que está preparado y dispuesto a aprender. De lo contrario, dependerá de los mayores, realizando las tareas que ellos podrían hacer. El cometido de los padres y madres consiste en permitir, enseñar y animar a sus hijas e hijos a valerse por sí mismos ya que ello les ayuda a pensar ya que no les viene todo pensado de fuera, favorece su capacidad de concentración, al darse cuenta de que es responsabilidad suya, desarrollan su fuerza de voluntad y su capacidad de esfuerzo, imprescindibles para lograr sus metas, y fomentan su autodisciplina y control interno, según explicó la coordinadora del servicio de Atención Temprana, Yolanda Sánchez.
Para lograr esa autonomía se ofrecieron consejos a las familias participantes, como dar poco a poco a los niños responsabilidades adecuadas a su edad, vestirse, recoger su habitación, colaborar en tareas de la casa, ocuparse y organizar sus tareas escolares; involucrarlos en la planificación y elaboración de tareas en los eventos familiares como fiestas, paseos, compras; establecer horarios y rutinas así como reglas; confiar en sus capacidades y dejarle solo, aunque con supervisión, y aportarle seguridad en sí mismo, dejándole que se ocupe de hacer determinadas tareas solo.
Además, los profesionales de Atención Temprana y Habilitación Funcional hicieron hincapié en la necesidad de dejar que el niño se equivoque, hablar con él de lo que ha pasado y de cómo evitarlo, así como estimular sus logros con comentarios positivos, sin necesidad de hacerlo con regalos.