A A A

Los niños de tres años del colegio participaron en diversos talleres temáticos impartidos por monitores y usuarios de la organización

La Asociación de Personas con Discapacidad Física y Psíquica de la Comarca de Olivenza, Aprosuba-14, se convirtió en una isla pirata para recibir a más de 60 escolares de tres años de edad procedentes del colegio público Francisco Ortiz López.
A partir de las 11.30 horas, con todo preparado, los pequeños llegaron al centro de la plena inclusión con un único objetivo, divertirse y aprender en “una isla mágica en la que personas mágicas les enseñarían a convivir con capacidades diferentes”, según explicaron las maestras del centro.
Aprosuba-14 no dejó un detalle para atrás. La entrada al centro y el recorrido por los talleres lo marcaban grandes huellas piratas que ayudarían a los pequeños a llegar hasta el tesoro pirata, donde un grupo de maestros y usuarios del centro esperaban ataviados con trajes para la ocasión.
En total se organizaron cinco talleres en los que pequeños y mayores realizaron actividades en franjas de unos 20 minutos por grupo. Los usuarios y monitores del centro fueron los encargados de dar vida al taller de invernadero, donde mostraron a los niños la preparación y el cultivo de las hortalizas y las macetas que lucen en el centro. Por su parte, los invitados a la isla pirata realizaron la siembra de tomates, pimientos, guisantes y garbanzos. Un trabajo que después se llevaron a casa.
El taller de manualidades, el taller de pintura de manos a cargo de la Unidad de Día, el taller de autonomía personal con la realización de brochetas de frutas y el circuito yincana fueron otras de las actividades realizadas para llegar, finalmente, a través de un circuito de psicomotricidad a la piscina de bolas, donde cada alumno encontró el tesoro que les invitaba a salir del centro y escuchar con atención el cuento de Garbancito, representado por los usuarios de Aprosuba-14 y con el que se puso el broche de oro a una jornada educativa marcada por la diversidad para dar a conocer la discapacidad a los más pequeños y mostrar las capacidades diferentes con las que cuentan los usuarios del centro.