A A A

Logo Plena Inclusión

El movimiento asociativo FEAPS Extremadura aprueba llamarse Plena Inclusión Extremadura

La Federación, a la que pertenece Aprosuba-14, hizo efectiva la decisión de forma oficial en la Asamblea General Extraordinaria que se celebró el pasado sábado y en la que participó la Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Física y Psíquica de la Comarca de Olivenza

El movimiento asociativo FEAPS Extremadura cambia de nombre. La federación pasa a denominarse Plena Inclusión Extremadura. La organización quiere mirar al futuro y hacerlo con la guía de su misión, que fue redefinida en Toledo en 2010. Esta misión contiene una apuesta clara por la ciudadanía de las personas: una ciudadanía que se basa en la autorepresentación, en la defensa de sus derechos y en definitiva, en su plena inclusión.

En el año 2010, en el Congreso de ‘Toledo 10’ se acordó cambiar el nombre de FEAPS, porque tal y como trasladaron las propias personas con discapacidad intelectual, estas siglas “ya no sienten que les representan, por lo que difícilmente nos pueden identificar con la misión de la federación”.

Ahora, y en la Asamblea General Extraordinaria de la federación, que tuvo lugar el pasado sábado, y en la que participó la Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Física y Psíquica de la Comarca de Olivenza, Aprosuba-14, a través de su Presidente, Clemente Heredero Márquez, y el vocal de la Junta Directiva, Antonio Martínez Montoya, se acordó de forma oficial cambiar la denominación de Feaps por Plena Inclusión Extremadura.

“Después de un proceso de trabajo con una empresa especializada en cambios de marca, FEAPS Extremadura ha aprobado el nombre de Plena inclusión Extremadura, que es una alusión directa a nuestra misión, y que además nos conecta con el movimiento de la discapacidad intelectual a nivel nacional, europeo e internacional, Plena inclusión España, Inclusion Europe e Inclusion International”, explicaron.

En este sentido, la propuesta de Plena Inclusión va acompañada de la imagen de un trébol de cuatro hojas en el que destaca una de ellas sobre el resto. Esta imagen tiene un gran valor simbólico: representa a una sociedad inclusiva en la que todos somos considerados iguales, incluida la persona con discapacidad intelectual representada por la hoja más grande; pero en la que se destaca la diferencia como valor, por eso los diferentes tonos de verde de cada hoja. La inclusión de las personas con discapacidad intelectual convierte a una sociedad corriente en una sociedad abierta,

positiva y equitativa, una sociedad extraordinaria. Ese trébol de cuatro hojas que a todos nos gustaría encontrar, que es una excepción en la naturaleza, un símbolo de esperanza y buena suerte. Y por eso representa nuestro futuro deseado. Por la plena inclusión.